Cuando el estrés aprieta

Si alguna vez has sentido dolor de cabeza o de oído, dificultad al abrir la boca o sensibilidad dental es probable que tengas bruxismo, un hábito oral caracterizado por rechinar o apretar los dientes de forma consciente o inconsciente, al soñar o estando despiertos. Es como una descarga de energía que se canaliza hacia la dentadura y que, inclusive, puede ocasionar fracturas dentales.

Ahora bien, ¿por qué ocurre esto? Algunas razones pueden ser una mala oclusión (una mordida que no es correcta) o períodos bajo mucho estrés. De hecho, los estados emocionales están relacionados con la tensión de nuestro cuerpo y viceversa. De ahí que ese continuo chocar entre los dientes quizás sea un indicador no solo de síntomas físicos, sino también molestias emocionales. Por tanto, el tratamiento en estos casos amerita del trabajo en equipo de odontólogo y psicólogo. El primero evaluará el caso y confirmará el diagnóstico. A su vez, recetará una placa miorrelajante: un dispositivo que evita que los dientes sigan chocando entre sí. Su uso no será para toda la vida. Mediante un acompañamiento psicológico el paciente podrá aprender a reconocer qué eventos o situaciones activan su bruxismo y cómo puede manejarlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s