“No contaban con mi astucia”: curso universitario sobre superhéroes mexicanos

Beatriz Limón
EFE
Phoenix (EE.UU.)

En un curso de la Universidad de Arizona, legendarios luchadores como “El Santo”, el revolucionario Pancho Villa o incluso personajes como El Chapulín Colorado con su famosa frase “no contaban con mi astucia” sirven de ejemplo de los pequeños héroes que en realidad son los latinos que viven en EE.UU.

El curso “Súper Héroes Mexicanos, demonios e ídolos” pretende destacar los sentimientos populares de justicia, patriotismo, solidaridad y protección de los latinos en este curso impartido por el doctor en Historia Latinoamericana de la Universidad de Arizona (UA), Luis E. Coronado Guel.

“Como ven, los superhéroes mexicanos no cuentan con poderes tan estrafalarios como Superman, el Hombre Araña y Batman, son héroes de la vida real, personas comunes y corrientes que salen adelante ante un problema”, dice a Efe Coronado.

El curso, que arranca en Tucson (Arizona) este miércoles y concluye el 23 de noviembre, abordará la temática de los iconos culturales de México y cómo estos personajes representan las aspiraciones, los miedos y las esperanzas de las personas en diferentes momentos y contextos históricos.

“Definitivamente es un curso para la comunidad hispana y mexicoamericana que le gusta el cine de México y su época de oro, es para todos los interesados en documentarse y encontrar la conexión con la cultura popular”, indica.

El catedrático explica que los superhéroes no son una experiencia estadounidense exclusiva, pero, a diferencia de los personajes norteamericanos, que son capaces de salvar el mundo, los héroes mexicanos son “más reales” y encarnan la valentía del latino a la hora de enfrentar situaciones de desigualdad y miedo.

Sin duda, añadió, uno de los personajes centrales del curso es El Chapulín Colorado, quien saltó a la fama en la década de los años setenta del siglo XX y fue creado por Roberto Gómez Bolaños, conocido como “Chespirito”.

“En lo personal, el arquetipo del superhéroe estadounidense no tiene mucho chiste, eso de detener un tren en marcha con la mano es irreal, pero cuando un héroe como El Chapulín es chaparro, torpe y con miedo, es un héroe real. El verdadero héroe es el que vence sus propios miedos, el personaje invita a las personas comunes a sortear una mala situación y poder ayudar a los demás”, asegura.

El profesor describe al Chapulín de superhéroe “chusco” pero totalmente adaptado a México y Latinoamérica, donde se sale adelante “a base de puro esfuerzo”, y, aunque en ocasiones se subestima a la comunidad latina en EE.UU., sus integrantes, afirma, vencen “cualquier situación”.

Coronado indica que el curso abarcará personajes desde principios del siglo XIX, con los primeros héroes mexicanos que son los próceres, como los curas Miguel Hidalgo y José María Morelos.

“Luego, debido al clima de injusticia que se vivía por la pérdida de la parte del territorio mexicano por Estados Unidos, aparece un superhéroe conocido como ‘El Zorro’, que encarna un vengador real”, dice sobre el personaje inspirado en el sonorense Joaquín Murrieta.

“Fue una héroe real que se podría catalogar como un ‘bandido social’ ya que era un defensor contra las agresiones que sufrieron los mexicoamericanos, y con el tiempo se convirtió en leyenda”, expresó.

Después del esplendor de “El Zorro”, llega la Revolución Mexicana y se conoce a uno de los héroes más famosos de la vida real, Pancho Villa.

Recurre también a ejemplos salidos de la época dorada del cine mexicano, en concreto a luchadores como “El Santo”, “Blue Demon” y “Mil Mascaras”, muy populares a mediados del siglo pasado.

“La cinta que produjeron los tres enmascarados contra las momias de Guanajuato es una pieza de culto para los admiradores del cine mexicano, son súper héroes que se volvieron leyenda”, considera.

También cuenta con otro tipo de ídolos como el cantante Pedro Infante y los actores Mario Moreno “Cantinflas” o María Félix.

Cerrará el curso con otro superhéroe de la vida real conocido como Fray Tormenta, un “héroe de barrio” que, para poder mantener abierto un orfanato, se hizo luchador y subía al ring con mascara pero vestido de sacerdote.

Con todos ellos, Coronado quiere que la comunidad latina se inspire con lo logrado por personajes reales que han tenido un rol positivo en la sociedad y han logrado además cambios positivos en ellos mismos.

“Aparte de que aprenden de historia, aprenderán a entender la utilidad de la creación y el ser de estos personajes a través del tiempo, y ‘aterrizarlos’ en el contexto actual, donde existe mucha violencia, división entre personas por la raza, situaciones que la humanidad ha vivido en el pasado y que uno mismo puede cambiar”, resalta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s