Testigo del Tiempo Boricuas inician Primavera Latinoamericana

NUEVA YORK.- Puerto Rico, la última colonia de Latinoamérica, acaba de regalarnos un manual de civismo y activismo político para enfrentar exitosamente la corrupción que corroe a nuestros pueblos. En 14 días que conmovieron la isla, los boricuas forzaron la renuncia de Ricardo Rosselló, un gobernador corrupto y arrogante, sin tirar piedras, sin quemar neumáticos.

Diariamente, cuando terminaban de trabajar, se manifestaban frente a la sede del gobierno, demandando la renuncia del gobernador. Demostraron que no hay que desestabilizar la economía ni la política para destituir un gobernante, que basta con manifestarse de manera consistente, persistente y disciplinada, nada más.
Los boricuas demostraron lo que todos sabemos, los gobernantes son empleados del pueblo, no reyes avasallantes y, cuando el soberano empleador lo decide puede despedir al empleado. En Borinquen surgió un movimiento orgánico, horizontal y cívico, sin líderes ni políticos manipulándolos.

Durante muchos años, los llamados pueblos soberanos de Latinoamérica, miraban a los puertorriqueños con una mezcla de simpatía y desdén. Creían que los boricuas, por ser colonia, eran mantenidos, no tenían dignidad.
Hace mucho tiempo, Rubén Berríos y su Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), enarbolaron la consigna determinista, “Cupones Contra Cojones”. Muchos boricuas aún viven de cupones.

Hoy, ese pueblo de “mantenidos”, le dio a toda Latinoamérica un ejemplo y una lección de civismo y de dignidad nacional.

Nos demostraron que cogieron los cupones, y que también tienes “cojones”, echaron al gobernador Rosselló.

Y demostraron de paso, que las consignas deterministas, por hermosas que suenen en su momento, son fracasos históricos.

En Egipto se inventó, durante la Primavera Árabe del 2011, el modelo que los boricuas replicaron. Puerto Rico, tu ejemplo inspirará a nuestros pueblos, gracias por iniciar la Primavera Latinoamericana.

No tenemos que soportar líderes corruptos y arrogantes, sin líderes ni desordenes, podemos expulsarlos, siguiendo el ejemplo boricua, nada, ni la lluvia detiene un pueblo decidido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s