Para la mujer el sexo es peor después de la menopausia y la pareja tiene que ver

Un estudio realizado con cuatro mil mujeres posmenopáusicas encontró que tres cuartas partes eran inactivas sexualmente y esto se debía a la mala salud de la pareja, la falta de libido y la disfunción eréctil principalmente.

Otra de las causas señaladas por las mujeres eran los sudores nocturnos, sus sentimientos y cambios en la forma de su cuerpo, como parte de la causa por la que dejó de intimar.

La investigación realizada por la Universidad de Sussex y dirigida por la doctora Helena Harder, investigadora de Sussex Health Outcomes Research and Education in Cancer indica que solo el tres por ciento de las mujeres reportaron tener sexo regular y estar satisfechas entre las sábanas, según el estudio.

En tanto que la doctora Stephanie Faubion, directora médica de The North American Menopause Society, que no participó en el estudio, dijo al Daily Mail que “los problemas de salud sexual son comunes en las mujeres a medida que envejecen. Y los factores asociados desempeñan un papel destacado en la actividad sexual y la satisfacción de las mujeres, incluida la falta de pareja, la disfunción sexual de la pareja, la mala salud física de la pareja y los problemas de relación.

“Además, los problemas relacionados con la menopausia, como la sequedad vaginal y el dolor con el sexo, se han identificado como problemas que afectan la función sexual, aunque pocas mujeres buscan tratamiento para estos problemas, a pesar de la disponibilidad de terapias efectivas”.

Numerosos estudios anteriores han sugerido que tanto la satisfacción sexual como el deseo de intimidad disminuyen después de la menopausia.

“El cambio” hace que los niveles hormonales de una mujer fluctúen, lo que puede desencadenar todo, desde sequedad vaginal hasta insomnio y “síntomas vasomotores” (VMS, por sus siglas en inglés).

Ver también: La relación entre el cáncer y el tabaco

Ser autosexual, la rara orientación de enamorarse de uno mismo

Otras situaciones que influyen

La baja autoestima, los cambios de humor y las rupturas en las relaciones también pueden hacer que las mujeres posmenopáusicas sean menos propensas a tener intimidad, escribieron los investigadores en The Journal of The North American Menopause Society.

Sin embargo, los estudios también han demostrado que mantenerse sexualmente activo en la vejez ayuda a las personas a sentirse “jóvenes de nuevo”, “atractivas” y “deseables”.

Los investigadores consideraron que hay información limitada sobre el sexo y el envejecimiento “desde la perspectiva de las mujeres mayores”.

Estadísticas

Alrededor de la mitad de las 185,693 mujeres posmenopáusicas, de entre 50 y 74 años de edad, eran sexualmente activas cuando comenzó la evaluación en 2001.

Durante los cuatro años que duró la evaluación, la frecuencia sexual, el placer y la comodidad de los participantes disminuyeron.

De las más de 185,000 mujeres que fueron analizadas inicialmente, 4,418 fueron seleccionadas al azar para un seguimiento después de que hicieron “comentarios de texto libre” en el cuestionario de la evaluación.

De estas más de 4,400 mujeres, 2,883 (65 por ciento) tenían una “pareja íntima”.

Sin embargo, la mayoría (77%) eran inactivos sexualmente, con solo 995 relaciones sexuales regulares.

Los que no tenían relaciones sexuales culparon en gran medida a su estatus único (44%).

La mayoría de estos solteros se quedaron viudos (29 por ciento) y afirmaron que les resultaba difícil conocer hombres, o perder interés, después de que su cónyuge muriera.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s