¿Cómo lograr una casa saludable?

Hacer ejercicios, comer sano, no fumar y tomar mucha agua… son algunos de los hábitos que se recomiendan para lograr un estilo de vida saludable. Sin embargo, y a pesar de saber su importancia, no traducimos ese deseo de bienestar al ambiente del hogar.

La arquitecta Kathylka González afirma que el hogar es un espacio que, sin importar sus dimensiones, debe ser un lugar seguro para vivir y que lo ideal sería que estuviera lejos de polución industrial.

Todos los espacios en tu casa tienen sus funciones, como la cocina, la sala, los dormitorios y el baño. Pero, ¿qué pasaría si te enteraras de que ese lugar que tanto amas te está enfermando? ¿Que esa alergia que no se te quita te la provoca tu propia casa? ¿Que tu hogar tiene cinco veces más toxicidad en el aire dentro que afuera? ¿Que tu casa recién remodelada puede ser causa de enfermedades serias? ¿Que el lugar de dormir de tus hijos es tóxico?

“Nos hemos convertido en la generación del espacio interior. Nos pasamos un 90 por ciento del día dentro de la escuela, la casa, la oficina y el carro. Hemos volcado nuestras actividades dentro de nuestros hogares, los niños y los adultos pasamos cada vez más tiempo dentro y menos activos. Hemos cerrado nuestras ventanas para poner aire acondicionado, hemos recurrido a materiales de construcción para aislar el calor, no hacemos ejercicio, vamos tan rápido que comemos lo que sea. Todo eso en detrimento de nuestra salud”, asegura la arquitecta.

¿Qué dicen las investigaciones?

En ese sentido, la experta en diseño de experiencias de bienestar y salud, afirma que hay un gran número de investigaciones que demuestran que el diseño del entorno impacta la salud humana.

Asimismo, explicó: “Nuestros hogares pueden estar compuestos de cientos de elementos tóxicos y químicos que día a día ponen en riesgo nuestra salud. A esto se le conoce como el síndrome del edificio enfermo porque es ocasionado por los excesos de humedad, falta de ventilación, polvo, moho, hongos, materiales de terminación tóxicos para la salud, plomo, pintura inadecuada, bacterias en el inodoro, productos de limpieza, telas sin evaporar los gases de fabricación, humo de cigarrillo y pobre circulación de aire”.

Frente a esta realidad, es normal cuestionarse con preguntas como ¿Debo hacer un détox de mi casa? ¿Será mi hogar saludable?

En tal sentido, refirió que el primer paso es saber qué está mal, cómo resolverlo y evitarlo, y agregó que, según la escuela de Salud Pública de Harvard, los nueves fundamentos de un edificio saludable son: calidad del aire interior, ventilación, temperatura saludable, control de polvo y humedad, seguridad y protección, calidad del agua, control de ruidos, iluminación y conexión con la naturaleza y vistas.

Agregó que los materiales de terminación arquitectónica o de diseño de interiores son como la comida. “Es como leer el valor nutricional, pues en estos hay que leer sus componentes de fabricación”.

Recomendaciones

Para cuidar la salud de tu familia es importante tomar en cuenta la calidad del aire interior. Este tipo de contaminación ha sido catalogada como una de las cinco mayores amenazas a la salud pública.

Las pinturas deben ser sin plomo. Las etiquetas deben decir libre o baja en VOC (compuesto orgánico volátil), estos son los gases que se evaporan a temperatura ambiente que emiten cientos de productos como los adhesivos, los solventes, los esmaltes, alfombras, pegamentos, mobiliario, tintas, detergentes, lacas, barnices, pinturas, pegamentos, tapicería, algunos tienen olor otros no, por eso debemos leer las etiquetas de los productos que usamos.

Los detergentes para limpiar pueden estar contribuyendo al ambiente tóxico. Puedes crear detergentes orgánicos con agua oxigenada, vinagre y bicarbonato de soda. Los comerciales deben ser sin olor y fíjate en sus componentes.

Foto: Kathylka González, arquitecta. (Fuente externa)

Abre las ventanas, debes permitir la entrada de aire y de sol, así evitas la humedad que favorece el crecimiento de mohos y de hongos nocivos para las vías respiratorias.

Si tienes alfombras, compra una aspiradora y úsala una vez o dos a la semana, mientras que los abanicos deben ser limpiados una vez a la semana.

A los muebles nuevos quítales los plásticos en un sitio ventilado con aire natural, abre todo para que bote los gases de fabricación.

Que todo sea libre de PVC y si te gustan los empapelados, lee cuáles son los materiales de fabricación y cuál pegamento es verde o sostenible, eso garantiza que esté libre de VOC, pero lee la composición; por igual que los juegos de tus niños siempre digan libre de PVC.

En tu cocina elimina todo lo plástico, usa vidrio que es reciclable y si usas plásticos asegúrate de que diga que no tiene BPA (Bisfenol).

Si tienes aire acondicionado, limpia los filtros del cada 15 día; usa vaporizadores con filtros HEPA y cambia el filtro con frecuencia.

Si tu casa es de los años 70 verifica si tiene asbestos, este material es un cancerígeno comprobado. Revisa las tuberías pueden tener plomo.

No entres el sucio de tus zapatos en tu casa, usa alfombras exteriores y limpia tus zapatos o quítatelos al entrar.

Si esperas un bebé y estás arreglando su habitación abre todas las ventanas para que todos los productos nuevos se desgasifiquen, es decir, que eliminen los gases de producción industrial. Si la cuna es una antigüedad familiar y la volverás a pintar usa pinturas que te garantice que está libre de VOC. Durante el embarazo no estés dentro de la habitación mientras están trabajando porque lo que respiras, le llega a tu bebé.

“Hay que leer el valor nutricional de los materiales de construcción, en estos hay que conocer sus componente de fabricación”
Kathylka González Arquitecta
Otras medidas

Si tienes garajes cerrados, sótanos y espacios sin ventilación asegúrate de tener medidores de CO2 o dióxido de carbono esto puede salvarte la vida al igual que los detectores de humo.

Tú estufa de gas, calentador de gas y secadora de gas deben estar en lugares ventilados. Con estas medidas garantizas una calidad del aire interior.

Las plantas, principal fuente de purificación del aire

Lirio

Lirio. Esta planta se especializa en remover esporas de moho, ideal para poner en lugares donde hay humedad, los baños, el área de lavado, la cocina y remueve formaldehido y tricloroetileno.

Potus o Pothos

Potus o Pothos (Epipremnum aureum). Limpia el formaldehído del aire, crece mejor en ambientes fríos o frescos y con poca exposición a la luz solar.

Hiedra

Hiedra -Hedera Helix – fácil de mantener y mascota amigable. Es un gran filtro de aire y es la que más absorbe formaldehido.

Aloe Vera o Sábila

Aloe Vera o Sábila. Es muy fácil de mantener, esta suculenta le gusta mucho el sol. Tiene propiedades purificadoras absorbe formaldehido y benzeno, además su gel tiene grandes propiedades curativas.

Philodendron

Philodendron con hojas de corazón, crece como enredadera y es un excelente filtro que remueve todos los tipos de VOC. Importante, es venenosa al ser ingerida así que se debe tener cuidado con los niños y las mascotas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: