Venezuela, Estados Unidos y Rusia chocan con fuerza en el Consejo de Seguridad

Estados Unidos llamó el sábado en la ONU a todos los países del mundo a unirse “a las fuerzas de la libertad” en apoyo del opositor Juan Guaidó en Venezuela, alentado por un apoyo europeo cada vez más firme, mientras Caracas rechazó el ultimátum europeo de convocar elecciones en ocho días.

“Ahora es el momento para que cada nación elija de qué lado está. No más atrasos, no más juegos. O se está con las fuerzas de la libertad o en la liga de Maduro y su caos”, afirmó el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, en una sesión especial del Consejo de Seguridad sobre Venezuela.

“Llegó la hora de apoyar al pueblo venezolano, reconocer al nuevo gobierno liderado por el presidente interino Guaidó y terminar con esta pesadilla. No hay excusas”, insistió en la ONU Pompeo.

También fustigó al “Estado mafioso ilegítimo del expresidente Maduro” y llamó a todas las naciones a poner fin a sus transacciones financieras con el gobierno de Maduro.

No al ultimátum

Poco antes de la reunión, España, Portugal, Francia, Alemania y Gran Bretaña endurecieron el tono y lanzaron un ultimátum coordinado a Maduro, afirmando que reconocerán a Guaidó como “presidente” si no se convocan elecciones en ocho días.

La Unión Europea anunció por su lado que “tomará medidas” si no se realizan elecciones “en los próximos días”.

En la sesión, el canciller venezolano Jorge Arreaza criticó duramente a los países europeos.

“¿Pero Europa? ¿Ponerse a la cola de Estados Unidos? No tanto de los Estados Unidos, ¿del gobierno de Donald Trump? ¿Europa, dándonos ocho días de qué? ¿De dónde sacan ustedes que tienen potestad alguna para a un pueblo soberano darle plazos o ultimátums?”, preguntó Arreaza en el Consejo.

“Nadie nos va a dar a nosotros plazos, ni nos van a decir si se hacen elecciones o no” en Venezuela, afirmó Arreaza, que durante su largo discurso agitó varias veces la Carta de la ONU con una mano y una edición miniatura de la Constitución bolivariana con la otra.

Un proyecto estadounidense de declaración del Consejo de Seguridad sobre Venezuela que pedía otorgar “un apoyo pleno” a la Asamblea Nacional dirigida por Guaidó fue bloqueado esta mañana por Rusia y China.

Estados Unidos repatrió su personal de embajada en Caracas

Rusia denuncia injerencia

“Venezuela no supone una amenaza para la paz y la seguridad. En algún caso lo que representa una amenaza para la paz (…) es el intento de Washington de orquestar un golpe de Estado”, dijo en el Consejo el embajador permanente de Rusia Vassily Nebenzia, que denunció “una injerencia flagrante”.

El Reino Unido denunció en la sesión que “el socialismo de Maduro destruyó a todo el país”, mientras Colombia llamó a respaldar “el fin de la usurpación, la transición y elecciones” en Venezuela.

“Esto va creciendo. Va creciendo el repudio a Maduro. Va creciendo el apoyo a Guaidó. Y va creciendo el apoyo necesario para que haya elecciones libres” en Venezuela, dijo a periodistas en la ONU el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, cuyo país ha acogido más de un millón de venezolanos.

Guaidó, un ingeniero de 35 años que preside la Asamblea Nacional de mayoría opositora, se comprometió el miércoles pasado ante una multitud de seguidores en Caracas a cumplir con lo estipulado por la Constitución y encabezar un gobierno de transición que organice nuevas elecciones y saque del poder a Maduro, cuyo segundo periodo iniciado el 10 de enero considera “ilegítimo”.

Además de Estados Unidos, una docena de países de la región reconocieron al líder opositor, entre ellos Argentina, Brasil, Canadá y Colombia.

En cambio, Rusia y China, ambas con poder de veto en el Consejo de Seguridad, se muestran leales a Maduro, junto con aliados históricos de Caracas como Turquía, Bolivia, Cuba y Nicaragua. Otros como México y Uruguay proponen diálogo.

Maduro, respaldado por las fuerzas armadas venezolanas, asegura que es víctima de un “golpe de Estado” orquestado por Estados Unidos, pero el viernes se ofreció a reunirse con Guaidó, quien respondió que no se prestará a un “falso” diálogo.

El cardenal Porras pide un cambio en Venezuela “con el menor trauma posible”

El canciller venezolano aseguró asimismo que Maduro está dispuesto a dialogar con Washington.

Guaidó convocó una “gran movilización” para la próxima semana, mientras Maduro llamó por su parte a una “rebelión popular contra el golpe de Estado”.

Guaidó ofrece una amnistía a los militares que cooperen con una transición. Pero en la ONU Arreaza aseguró que nadie podrá convencer a los militares de derrocar a Maduro.

Manifestaciones convocadas a favor y en contra de Maduro en los últimos días dejaron al menos 26 muertos y 350 detenidos.

El agravamiento de la crisis ocurre en medio de una debacle económica de Venezuela, donde el PIB cayó un 50% desde 2013 —el año en que Maduro llegó al poder—, el salario mínimo es de siete dólares al mes y la inflación cerró en 2018 en 1.700.000%.

En medio de una enorme escasez de alimentos y medicinas, tres millones de personas salieron del país desde 2015, según la ONU.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s